MWZ

Icono

Mastodon- Crack the Skye

Se nos acabó 2009. Y para finalizar un artículo conjunto entre Alberto y JR. Para la ocasión hemos elegido un disco que en los círculos metálicos ha sido casi unánimemente aclamado como disco del año: “Crack the Skye“. ¿Chocarán los criterios? ¿Supondrá un cisma en la redacción? Leed y lo descubriréis.

Mastodon habían dejado el listón muy alto con su anterior opus, “Blood Mountain“, que dejó a crítica y fans absolutamente rendidos a su estilo progresivo-agresivo. Ante este trabajo, nadie sabía que esperar. ¿Obra Maestra? ¿Decepción? ¿Trabajo-bueno-pero-no-lo-suficiente? La critica ha sido unánime: Obra Maestra.

El álbum se caracteriza por haber supuesto un viraje de esta banda desde el metal hacia algo más parecido al rock progresivo. Canciones de largo desarrollo, con ataques de guitarra incesantes, conjugados con una poderosa maquinaria rítimica y un juego de voces superpuestas y variadas (todos los integrantes del grupo participan a las voces). Los efectos y la producción son sobresalientes, mejorando el conjunto sonoro enormemente. A pesar de que la apuesta por lo progresivo es evidente, el disco es más accesible al público general, habiendo llegado algunos puristas incluso a criticarlos por haberse salido del camino ortodoxo.

Dentro de las canciones, las dos que abren fuego son “Oblivion” y “Divinations”, las más adictivas y aptas para todos los públicos, junto con “Ghost of Karelia”. Haciendo de contrapunto tenemos a “Quintessence” y “Crack the Skye”, que aportan la fuerza “metálica” al conjunto. En ellas las guitarras se hacen protagonistas, y las voces se rasgan y degañitan para traernos a los Mastodon de “Leviathan”. “The Last Baron”, el último y largo track, es un trabajo perfeccionista y de desarrollo complejo, que si bien puede parecer pesada en las primeras escuchas, a la larga se hace una pieza importante en el conjunto. Pero sin duda el verdadero triunfo de este magnus opus es “The Czar“, dividida en cuatro partes perfectamente diferenciables y que enlazan entre sí perfectamente, creando una canción que lleva el significado de épico hasta un nuevo nivel.

Alberto: Sólo añadir que para los no iniciados en el metal el disco puede resultar largo y en cierto sentido, pesado. Sobre todo debido a esas largas y complejas progresiones. La excepción es, “Quintessence“, una canción en el que esos aspectos negativos desaparecen y brillan las cualidades del grupo.

Un disco a todas luces fantástico, complejo, bien construido e interesante. Como aspectos secundarios a destacar, la producción artística que rodea al LP y a los singles es fantástica, inspirada al igual que las letras en la taumaturgia,  simbología y mitos rusos. Juzgad vosotros mismos esta mastodóntica obra.

Archivado en: 2009, Reseñas,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

doscerounotres

http://issuu.com/search?tags=doscerounotres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 24 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: