MWZ

Icono

Primavera Sound ’11

La cita ineludible del año llegó con un cartel superior incluso al de otras ediciones y con un recinto en constante crecimiento tan excesivo que llegó a ser muy incómodo. La principal novedad de este año era un segundo escenario ubicado demasiado lejos. Tan lejos que se tardaba en llegar veinte minutos. Quizás la gran queja a esta edición, resultaba agobiante tener que marcharse de un concierto para poder llegar a otro escenario y ver relativamente bien a otro grupo. Esto obligaba a prescindir de algunos conciertos para así evitar la pesada caminata y optar por propuestas más cercanas (Simiam Mobile Disco y DJ Shadow por Jamie XX y The Suicide Of Western Culture). También por culpa de las grandes distancias, el descubrir a grupos nuevos o disfrutar de un concierto que te encontrabas por casualidad quedaba totalmente prohibido. Había que tener muy bien pensado y planeado el itinerario, aunque eso nos obligase a perdernos propuestas tan interesantes como Él Mató a Un Policía Motorizado, M Ward o Darkstar (perdida especialmente dolorosa). Dejando aparte estos fallos de organización (como también el lamentable sistema de tarjeta-monedero que obligaba a ir siempre a la misma barra), lo cierto es que todos los conciertos brillaron por un nivel musical excepcional, a excepción de una ligera decepción.

Jueves

Si el plan inicial era abrir el festival con los trallazos de Triángulo de Amor Bizarro, la larguísima cola para vincular la tarjeta y así poder recoger las entradas para Sufjan Stevens, hicieron que solo pudiésemos escuchar apenas un par de temas. Sonaron tan geniales como siempre.

El conocido sorteo de los tickets para el auditorio nos dejó entradas para ver el espectáculo de Sufjan Stevens, a pesar de que tuvimos que dejar de lado algunos conciertos especialmente esperados (Ducktails, Glasser y Big Boi), pero sin duda, mereció la pena. Abrió, como sucede en toda la gira de Sufjan Stevens, un interesante DM Stith, que tocó cuatro temas utilizando loops y también a la banda de Sufjan Stevens que ya dejaban ver de lo que serían capaces. Pocos le habríamos visto de no ser porque el show de Sufjan Stevens lo obligaba. Tal vez en otras condiciones podríamos haberlo disfrutado más.

Llegó el momento esperado del festival, Sufjan Stevens saltaba al escenario ataviado con sus famosas alas de ángel para empezar con ‘Sevens Swans’, apenas unos minutos sirvieron para convencernos de que lo que estábamos ya viendo iba a ser muy recordado. Tocando prácticamente entero su último disco, la calidad musical, así como todo el montaje y la estructura del show está perfectamente unido. Dos horas de un viaje cósmico, como el mismo dijo en su presentación en español. Un viaje en una nave espacial donde disfrutar de las proyecciones, de los bailes de Sufjan Stevens así como de su voz, y sobre todo de unos temas que siguen creciendo y creciendo. Entre canción y canción iba explicando el porqué del cambio estilístico del disco así como de donde había sacado la imagen de la portada y las proyecciones. El final del concierto con una bailable al mismo tiempo que emocionante ‘Impossible Soul’ y una apoteósica ‘Chicago’ dejaron claro que estábamos ante el concierto a batir del festival, y eso que era el primero.

Todavía con el concierto en la cabeza llegaba una de las pocas horas muertas donde las propuestas musicales no eran del todo apetecibles. The Walkmen se aburrían a sí mismos en el escenario Pitchfork que enloqueció cuando tocaron ‘The Rat’, Grinderman tocaban en un abarrotado escenario grande y Glenn Branca Ensemble aparecían en el escenario ATP. Vimos tan solo el final, que bastó para arrepentirnos de no haber estado allí desde el principio.

Después llegaba el turno de Caribou, con un concierto centrado en su último disco en el que también rescataron temas de ‘Andorra’. Experimentaron con las estructuras de los temas a base de jams cósmicas en las que era imposible parar de bailar. Enorme el cierre con ‘Odessa’ y ‘Sun’ para un concierto memorable.

Era a partir de entonces cuando se agolpaban las propuestas electrónicas más interesantes de todo el festival, Gold Panda por un lado, Suicide por otro, John Talabot en Pitchfork, Factory Floor con un invitado de excepción o el hype Salem (que según dice sobrepasó lo lamentable). Todo esto y más lo tuvimos que sacrificar para ver el espectáculo de The Flaming Lips, absolutamente genial desde el principio. Con una pantalla enorme de la que fueron saliendo al principio todos los miembros y numerosos elementos ya típicos en sus shows, como la gran bola de aire en la que Wayne Coyne se lanza al público. Musicalmente tocaron muy pocos temas, pero no se dejaron ningún hit, ni ‘Yoshimi Battles The Pink Robbots’, ni ‘Yeah Yeah Yeah Song’ o ‘She Don´t Use Jelly’ o ‘What Is The Light’. Concierto divertido donde lo peor era Wayne Coyne y sus interminables parones para pedir que la gente aplaudiese.

Había muchas ganas de ver de nuevo a El Guincho. Su formato de directo ha cambiado radicalmente a mejor desde el ya lejano 2008. Un sonido mucho más compacto, sin usar tantos pregrabados y sonando más directo, y también engrasando los temas de ‘Alegranza’ con los de ‘Pop Negro’. Lástima de que cambiasen el horario del inicio de forma secreta y cuando llegamos al escenario del fin del mundo estaba a punto de acabar.

Después llegaba el turno de Girl Talk, conocido por sus imposibles mash ups. La fiesta estaba asegurada, a pesar de que los entertainers rallasen lo infantil lanzando constantemente papel higiénico al público. Repasó algunos de sus grandes mezclas llegando a hacer que el Primavera corease un tema de Lady Gaga justo después de Radiohead. Grande.

Viernes

El viernes era el día más apretado en nuestro itinerario, prácticamente corriendo de un escenario a otro para poder ver todo lo que teníamos marcado como imprescindible.

Comenzamos por la mañana en la plaza de la catedral donde Javiera Mena tocaba en el autobús de Red Bull. Una de las novedades de esta edición que permitía que turistas y gente ajena al festival disfrutase de actuaciones en directo. Javiera Mena repitió su pasado concierto de Sevilla y fue curioso ver un concierto en esas condiciones.

La tarde empezaba con la decepción de esta edición: Avi Buffalo. Sonaron flojísimos presentando casi en su totalidad nuevos temas que ciertamente palidecen frente a himnos como ‘What´s In It Fot?’ que tampoco sonó con toda la fuerza que debería de tener. A estas malas canciones que nos tuvimos que tragar hay que sumar la antipatía que produce el cantante con sus gestos y movimientos excesivos en todo momento. Había muchas ganas de escuchar las grandes canciones de su debut y ofrecieron el peor concierto que vimos en todo el festival.

Tras la decepción, camino a las gradas de uno de los escenarios más cómodos, el ATP para ver, curiosamente a Tennis. Demostraron que todas sus canciones parecen la misma. Uno de esos conciertos para comprobar si todo lo que pueden ofrecer viene en el disco o si hay más. A pesar de todo, sonaron bien y su música era agradable para esas horas de la tarde.

Tras Tennis llegaba la hora de uno de los nombres que más apetecían de todo el festival, James Blake. La gente desalojaba el escenario tras Male Bonding y podíamos conseguir una excelente posición en segunda fila. Su concierto se centró en los grandes singles de su disco debut, ‘Lindesfarne’, ‘Unluck’, ‘I Never Learnt To Share’, ‘The Wilhelm Scream’ y una coreada ‘Limit To Your Love’, pero lo mejor llegaría con ‘To Care (Like You)’ o una versión de Digital Mystikz y sobre todo con una versión extendida de ‘Klavierwerke’, sobrecogedor. Un concierto quizás demasiado corto, donde el gran punto a favor es el hecho de trasladar todos los sonidos al directo, rehaciendo las canciones con un componente menos intimista que en sus trabajos y ampliando el radio de acción. Sin duda alguna, uno de os grandes conciertos del festival.

La disposición de los escenarios y la lejanía del escenario Llevant hicieron que tras James Blake llegase uno de los momentos negros del festival, la imposibilidad de acceder a un sitio normal y cómodo donde disfrutar del concierto de The National. Un inmenso tapón de parlanchines impedía que avanzásemos más para poder disfrutar de las enormes canciones de la banda de Matt Berninger. Tras un rato intentando escuchar grandes himnos como ‘Abel’ o ‘Fake Empire’, marchamos de vuelta al festival para evitar que nos pasase lo mismo con Belle And Sebastian. The National nos deben otro concierto.

Nuestro plan funcionó y pudimos ver a Belle And Sebastian relativamente cerca y sin agobios. Con un repaso ‘Write About Love’, pero también a sus numerosos éxitos. Convencieron con un concierto divertido que sonó perfecto. Especialmente hay que destacar ‘The Boy With The Arab Strap’ y ‘Judy And The Dream Of Horses’, grandes.

Tras Belle And Sebastian llegaba otro de los momentos más esperados de esta edición, Deerhunter ofreciendo uno de sus incendiarios conciertos. Con un gran sonido fueron engrasando los temas de su enorme ‘Halcyon Digest’ junto con algunos de ‘Microcastle’ como ‘Little Kids’ y una extendidísima versión de ‘Nothing Ever Happened’ unida a una versión de ‘Horses’ de Patti Smith. Muchos grandes momentos en la reinterpretación de sus canciones, cortando su estructura habitual, experimentando en su extensión y ofreciendo joyas como ‘Helicopter’. Lo que impidió que su concierto fuese el mejor del festival fue su corta duración y su no aparición para unos muy reclamados bises.

Era el turno del discutible cabeza de cartel del festival, el retorno de los héroes del fallecido britpop. Y mientras Pulp tocaban en el escenario principal, nosotros escuchábamos sentados la sesión de Kode9 con temas de Burial. Una oportunidad única para escuchar los grandes temas con un sonido potente. El cierre con ‘Archangel’ fue otro de los grandes momentos a recordar.

Para cerrar el viernes, la esperada sesión de Jamie XX. Ofreció una gran muestra de la reciente bass music a la que el ha contribuido. Pinchó unos aplaudidos ‘NY Is Killing Me’ y ‘I´ll Take Care Of You’ sonando la voz del fallecido Gil Scott-Heron. También pinchó su increíble remezcla del ‘Hip Love’ de FaltyDL. Una potente y bailable sesión a cargo de un Jamie mucho menos contenido que un año antes a los mandos rítmicos de The XX.

Sábado

Último día marcado inevitablemente por el asunto del fútbol. Una gran polémica se extendió por internet tras conocerse que el festival se vería ampliamente afectado por el partido de fútbol. No sólo el hecho de que un escenario se paralizase para proyectar el partido de fútbol, sino que la actuación de Fleet Foxes se vio cortada por el mismo motivo, o en las pantallas del escenario Ray-Ban mientras esperábamos para ver a Einstürzende Neubauten nos colaron imágenes del importantísimo evento deportivo, para que todos estuviésemos enterados de que sucedía en lo que de verdad importaba. Lamentables decisiones que sin embargo, contra todo pronóstico no afectaron en los conciertos posteriores al partido.

Se abría la tarde con uno de los grandes reclamos del festival, la actuación de Fleet Foxes. Una actuación acelerada y también demasiado corta en la que fueron interpretando temas de sus dos discos e incluso ‘Mykonos’. Los nuevos temas suenan incluso mejor que en el disco (destacando ‘The Shrine/An Argument’), y la habilidad de todos los componentes tanto en los instrumentos como con las medidas voces hicieron de su primer concierto en España, también el mejor concierto de todo el festival. Imposible destacar una única parte, fue perfecto de principio a fin.

Gracias al fútbol, se nos ofrecía la oportunidad de ver a Einstürzende Neubauten. Tal vez de no haberse paralizado el resto de escenarios grandes, no habríamos optado por el directo por los alemanes, algo que hubiese sido un enorme error. Einstürzende Neubauten ofrecieron un concierto diferente, potente y especial. Era imposible no verse arrastrado por unos temas que afectaban y sorprenderse por la gran cantidad de instrumentos no convencionales que hacían muy excitante su escucha. Una experiencia única.

El sábado estaba cargado de grandes cabezas de cartel, a las 22:30 llegaba el turno de PJ Harvey que venía a presentar su gran ‘Let England Shake’. Álbum que tocó prácticamente entero ampliando su radio de acción llevándolo mucho más allá de lo que se puede escuchar en el álbum. Con un traje blanco, se colocó apartada del resto de la banda y se fueron sucediendo los temas perfectamente interpretados. De sus numerosos grandes éxitos destacó ‘Angelene’, ‘Down By The Water’ o ‘Big Exit’. Un conciertazo sin ninguna pega.

Tras PJ Harvey una larga caminata para intuir más que ver a Mogwai, confirmando definitivamente que el escenario Llevant es innecesario e incómodo. Las pocas canciones que escuchamos mostraron a unos Mogwai potentes, con un sonido alto, pero no mereció la pena ir allí y quizás deberíamos habernos quedado en la sesión de James Blake o Jon Spencer Blues Explosion.

Finalmente, a las 2 empezaba el último gran concierto del festival, Animal Collective presentando sus últimas jams que formarán parte de su nuevo trabajo. Sorprende que a estas alturas la gente siga sin saber qué es lo que va a  ver. Cualquiera que esté un poco atento conoce cuál es el método de trabajo de Animal Collective, presentar nuevas canciones y revisar algunos de sus grandes temas con nuevas versiones (la de ‘Summertime Clothes’ no llegó al nivelazo de ‘Did You See The Words’ o ‘Brothersport’), exactamente pasó el año anterior con el conciertazo supremo de Panda Bear. Unos nuevos temas que suenan mucho más tribales (¿será por la vuelta de Deakin y sus bailes?), menos pop que en el disco anterior y recuperando la senda de ‘Feels’, aunque dando un toque mucho más espacial en sintonía a los logros de ‘Merriweather Post Pavilion’. Las nuevas canciones ya están bautizadas en internet, y siguiendo esos nombres no oficiales hay que llamar la atención sobre ‘Knock You Down’ que se convertirá en la nueva ‘Brothersport’. Un concierto que supo a poco y en el que nos quedamos esperando unos bises que nunca llegaron.

Se terminaba el festival, DJ Shadow ofrecía su espectáculo en el escenario Llevant pero no había fuerzas para ir hasta allí. Nos acercamos entonces al escenario Vice a ver a The Suicide Of Western Culture que fueron el único descubrimiento de esta edición. Habíamos escuchado hablar mucho de ellos, pero no intuíamos que su propuesta alcanzase ese grado espacial que ofrecían. Con un sonido cercano a Fuck Buttons deslumbraron el tiempo que estuvimos en ese escenario. Un escenario Vice que hay que lamentar su desaparición y cambio radical que ha sufrido. Si en la edición anterior ofrecía conciertos demasiado pequeños para formar parte de los escenarios grandes como el caso de Panda Bear o The Drums, pero también que quedaban más grandes que en otros escenarios, se pierde este año con un escenario minúsculo con programación excesivamente nacional y una ubicación perdida.

Por último en nuestro camino de vuelta a casa, nos paramos para ver la propuesta de Holy Ghost!, confirmando que solo suenan a plástico. Un auténtico rollo.

Resumiendo una edición con grandísimos conciertos (prácticamente todos merecieron la pena), grandes nombres que se nos habían escapado, y también buenos momentos en un recinto excesivamente cambiado e incómodo.

Archivado en: Conciertos, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

One Response

  1. […] hace un par de años. A Darkstar les tenía especial ganas después de no poder verlos en el pasado Primavera Sound por su trágica coincidencia con Animal Collective. Mejor, ya que no era el sitio ni el lugar, como […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

doscerounotres

http://issuu.com/search?tags=doscerounotres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 24 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: