MWZ

Icono

Beach House – Bloom

Ha llegado ‘Bloom’ para cambiar todo. Ya se veía venir con el fantástico avance del álbum, una ‘Myth’ que a pesar de estar más que escuchada, sigue creciendo a cada escucha. Y ese es el camino que sigue el resto del álbum, que destila el adjetivo de clásico cada vez que se escucha. Beach House alcanzan con ‘Bloom’, la muy merecida clasificación de grupo imprescindible. Lo que con grandes discos como ‘Devotion’ o el increíble ‘Teen Dream’, solo llegaba a ser un delicioso secreto, ahora estalla en todas direcciones y no hay posibilidad de frenarlo.

Si ‘Teen Dream’ presentaba unas canciones envueltas en la ensoñación mejor dibujada jamás, ‘Bloom’ amplía el alcance de esas texturas, las explota y lleva otras diez canciones perfectas a un ámbito de sonido más expansivo. El sonido no está tan enmarañado, perdiendo cierto punto de imaginación pero gana en definición. Ambos discos están unidos, es impensable separarlos, dos obras maestras en dos años.

Un disco formado por diez flechas que llegan del sol, frase extraída de su grandiosa ‘Myth’, un arranque espectacular que ya consigue convencer al oyente que se agita suavemente siguiendo la poderosa voz de Victoria Legrand, mucho más clara y potente en este disco que en ocasiones previas, potencia su atractiva voz profunda en canciones como ‘Troublemaker’ o ‘On The Sea’. Pero además Beach House muestran una energía especial, que no aparecía en sus otros trabajos en canciones como ‘Wild’, un tema más directo, aunque sin perder la esencia del grupo. Sintetizadores mucho más potentes que el toque retro que suele reinar en su sonido.

Vuelven a conseguir lo que muy pocos pueden, que todas sus canciones sean carne de single, de perfecta carta de presentación del grupo. Es un rasgo que los marca y los diferencia absolutamente del resto. Basta con escuchar unos segundos de ‘Lazuli’ y poder reconocer el sonido de Beach House. También hay una intención evidente por explorar nuevas estructuras musicales al margen de su música hasta el momento, así, la poderosa ‘New Year’ o la misma ‘Lazuli’ escapa del poco original esquema del estrofa – estribillo – estrofa, para llegar más lejos.

Es inútil seleccionar algunas canciones por encima de otras, pues todas llegan al mismo nivel de excelencia, pero si hay que señalar algunas favoritas estarían ‘Other People’ con su estructura original y una fuerza contundente, ‘Wishes’ con sus guitarras enmarañadas tan propias de Alex Scally  y su estribillo perfecto, y ‘The Hours’, probablemente la mejor canción que hayan escrito Beach House, desde el primer segundo convence pero según su desarrollo totalmente diferente acaba por ser uno de los mejores temas del grupo.

Bloom’ termina con una grandiosa canción en ascenso, ‘Irene’, a la que poco a poco se le van sumando más elementos y todo acaba por despegar y llegar al espacio, exactamente donde quieren llegar. Un disco difícil de explicar, sólo se puede sentir.

Archivado en: 2012,

One Response

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

doscerounotres

http://issuu.com/search?tags=doscerounotres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 24 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: