MWZ

Icono

Un vistazo atrás

Lógicamente, lo primero que choca al escuchar Mosquito es esa portada horrible que daña la vista. Yeah Yeah Yeahs nunca han llegado a diseñar una portada realmente “buena”, pero en It’s Blitz consiguieron una imagen lo suficientemente impactante como para poder esperar una continuidad en esa línea.
  
Lo bueno es que el disco no se relaciona de manera directa con su portada. Dejando de lado el giro más estilizado de It’s Blitz y acercándose más al sonido de sus dos primeros discos, Mosquito es una confirmación más del buen hacer de YYY’s.
  
Andando más por el camino pop y relajado de Show Your Bones y su anterior disco que por la garra de Fever to Tell, el trío no defrauda en once nuevas canciones que se mueven entre guitarrazos y sonidos más electrónicos, sin llegar a tener la presencia tan dominante del disco anterior. En este caso la mezcla está mejor unida, y la producción de Nick Launay, David Sitek y el mismísimo James Murphy, sabe sacarle juego a estas grandes canciones.
  
En una primera escucha Mosquito suena muy deslavazado debida a una secuencia de canciones que indaga en la sensación caótica que tal vez quieren transmitir. Así, se pasa del primer single, la canción más potente y accesible, “Sacrilege”, al tiempo más suave y tranquilo de todo el álbum en “Subway”, tema que recuerda a los mejores momentos de quietud que siempre incluyen en sus álbumes.
  
Esta sensación desaparece a medida que vamos entrando en el álbum. Se mecen entre la delicadeza y el desenfado de canciones como “Rich” o “Date With The Night”.
  
Como siempre, lo mejor llega al final del disco. Se ha convertido en una tradición que en las últimas canciones se encuentren los verdaderos hits que nunca se olvidan. Los clásicos a destacar en Mosquito son tres.
  
En primer lugar, “Always”, que alterna ritmos electrónicos con teclados y efectos de voz envolventes. Perfecto ejemplo del preciosismo por el que se han decantado finalmente. Como perfecto cierre, “Wedding Song” sigue una estructura progresiva para llegar a una despedida redonda. Y por último, una de sus mejores canciones, “Despair”, entre “Maps” y “Y Control”, mezclando elementos de ambas, pero siendo únicamente posible en un disco más avanzado como es Mosquito. Por cosas así, necesitamos a YYY’s.
  
Mosquito es un disco que tiene mucho de vuelta a los orígenes, el potencial primitivo del grupo, sólo que ahora como una máquina engrasadísima que ha superado los errores de principiante y ha  adquirido una profundidad y madurez mucho más consolidada.

Archivado en: Reseñas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

doscerounotres

http://issuu.com/search?tags=doscerounotres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 24 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: