MWZ

Icono

¿Reavivarse o revival?

Toca hacerse esta pregunta una vez que escuchamos el tercer, y esperado, disco de Triángulo de Amor Bizarro. En un primer momento, sorprende por la suciedad acumulada que nos salta desde los altavoces, para luego ir descubriendo un sonido que bebe, directamente, de la fuente inagotable del shoegaze: My Bloody Valentine. Así es Victoria Mística, un álbum donde emulan a los primeros planetas, precisamente, los que a su vez copiaban los sonidos ruidistas con pose triste.

Por ello, Victoria Mística se encuadra, ante todo, en esa oleada revivalista del shoegaze, promovida en 2013 por los mismos My Bloody Valentine con la reactivación del grupo y la publicación final del algo decepcionante m b v.

Atrás queda el lado más agresivo y directo de Año Santo y, también, la autenticidad del primer disco homónimo de la banda. Pero, sin embargo, Victoria Mística reaviva el alma del grupo que, aunque ya no tenga un sonido propio, y se haya rendido a algunas exigencias que los convierten en otra cosa, es un movimiento acertado.

La furia presente en Año Santo, se traslada en la canción que abre el disco, “Robo tu tiempo”, pero desaparece en el resto del disco, que, aunque cuenta con un ritmo elevado y una electricidad imparable, sí que reduce su intensidad para caminar por un camino más pop y casi “delicado”, algo que había ocurrido en contadas ocasiones cuando Isa cantaba.

La clave está, sin duda, en ese elemento: la voz. Isa toma, casi de forma absoluta, las riendas vocales. Su presencia ha pasado de ser algo limitado, casi obligado, a un predominio en todas las canciones. Ella sola brilla en canciones tan instantáneas como “Estrellas Místicas”, que podría pasar, perfectamente, por una canción de los primeros Planetas. En ello también influye unas melodías absolutamente directas y arrolladoras, así como unas letras, como siempre, enormes.

“Un rayo de sol”, juegan a ser Spiritualized, y también está muy presente la influencia de Suicide, que han mostrado tanto en canciones anteriores, como en versiones en directo. Algunos toques industriales que aumentan los límites sónicos del grupo. Se trata de un nuevo nivel de agresividad, en otra línea más de instrumentos que de fuerza.

Quizás la pega es que el sonido de este disco es más canónico, por un lado, están los elementos que identifican a Triángulo de Amor Bizarro como el grupo que es, pero por otro, Victoria Mística se escapa a lo que ha identificado al grupo hasta el momento. La aproximación hacia un sonido más estandarizado es algo que le quita elementos de sorpresa a un tercer disco que, por supuesto, es un nuevo alegato irresistible, aunque esta vez sea menos único.

Archivado en: Reseñas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

doscerounotres

http://issuu.com/search?tags=doscerounotres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 24 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: