MWZ

Icono

Giro hacia lo bailable

Triunfal regreso del trío cuatro años después de Still Night, Still Light, con un giro algo sorprendente hacía sonidos más bailables que promueven unos ritmos mucho más rotundos y una presencia mayor de los sonidos sintéticos frente a la delicadeza pop de sus discos previos.

Sin duda, se trata de una buena noticia este giro que les sienta especialmente bien a medida que ahondan en un sonido mucho más profesional y compacto, sin resquicios amateur que pudieran entorpecer el desarrollo de estas once canciones que en su recta final si retoman la esencia de la banda mostrada previamente. Canciones como “Boiling Point”, “Hand over Hand” o “Let the Night Win” son el reverso sosegado y tranquilo del resto del disco, aunque no llegan a brillar como en otras ocasiones, ni nada tienen que hacer con respecto a los temas previos que muestran en Move in Spectrums, aunque “Love You Don’t Know Me”, dominada por el piano, sí que hace honor a los mejores temas de otros discos anteriores del trío.

Pero no es sino en los temas previos donde el disco se luce especialmente. Desde la hipnótica “More Than” que sirve para abrir el álbum. Es un comienzo muy diferente al que nos tienen habituados, por ejemplo, el disco anterior se abría con “Anywhere You Looked”, una joya pop directa, mientras que aquí ya se muestra el claro interés del trío por hacer un trabajo más electrónico, como destacando un componente bailable que hasta el momento había pasado desapercibido. Ese desenfreno medido, pues al fin y al cabo, seguimos hablando de Au Revoir Simone, se entremezcla con las voces angelicales de Forster, Hart y D’Angelo.

En ese reverso más bailable sigue presente el componente de tristeza que suele acompañar al trío. Por ejemplo, el tema más quieto y profundo, “We Both Know” sorprende por una letra descarnada y dolida. Mantienen intacto el buen hacer mezclando elementos delicados, ensoñadores y melancólicos.

En definitiva, canciones como “Crazy”, el potente single “Somebody Who”, que casi se podría calificar como himno para el grupo, o la emocionante “Gavitron”, el tema con más fuerza de los que ha llegado a ofrecer el grupo, sirven para asegurar que el grupo ha encontrado una nueva forma de expresarse y que consigue hacerlo con éxito. Una nueva puerta abierta que no podríamos haber imaginado y que, sin duda, llegan a ejecutar de manera acertada.

Archivado en: Reseñas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

doscerounotres

http://issuu.com/search?tags=doscerounotres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 24 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: