MWZ

Icono

Aztec Camera – Frestonia

Frestonia” pone punto y final a Aztec Camera. Tras este disco, Roddy Frame lanzaría tres años más tarde “The North Star” bajo su propio nombre. “Frestonia” supuso un batacazo en las ventas del grupo, que había llegado alto con sus anteriores trabajos.

El disco comienza recordando a los buenos momentos de “Stray”, y es que al igual que ese cuarto disco, la producción está mucho más equilibrada. Canciones aceptables como “Rainy Season” o “Crazy”, pausadas y relajadas. Aunque también hay sitio para otros temas más animados como el single “Sun”.

Roddy Frame seguiría sacando discos, pero con “Frestonia” echa el cierre a Aztec Camera. De los seis discos publicados con Aztec Camera, “Frestonia” queda en un nivel medio, no llega al nivel de las grandes obras (“Stray” y “High Land, Hard Rain”) pero tampoco se queda en los batacazos como “Love” o “Dreamland”.

Archivado en: Revisión, ,

Aztec Camera – Dreamland

Otra vez volvían a pasar tres años entre álbum y álbum, “Dreamland”, el quinto disco de Aztec Camera llegaba tras el gran “Stray”, que si bien no era un “High Land, Hard Rain”, había dejado un nivel considerablemente alto.

Con colaboración de Ryuichi Sakamoto, el disco supone en parte, una vuelta al pasado, a esos teclados de fondo, y ese mismo toque en las guitarras. Se pierden los momentos conseguidos en “Stray”, con toques jazz.

Incluye “Spanish Horses”, una mezcla extraña en la que se oyen palmas, al más puro estilo spanish.Let Your Love Decide” es lo que más se acerca al álbum anterior, pero aun así, es muy flojo.

Temas sobreproducidos e irrelevantes, lo que lo convierte en un disco a evitar dentro de la discografía de Aztec Camera.

Archivado en: Revisión, ,

Aztec Camera – Stray

Tras el lamentable “Love”, pasaban tres años hasta que un nuevo álbum de Aztec Camera se publicaba, el primero con Roddy Frame en la portada. Las diferencias entre el citado “Love” y este “Stray” se notan desde el primer segundo.

El mejor disco de Aztec Camera desde el debut “High Land, Hard Rain”. La producción más austera, junto con unas canciones mucho más fuertes, hacen de este álbum un disco más a tener en cuenta que los dos intentos anteriores.

Destacan especialmente las canciones con esos pianos jazzísticos, y esa atmosfera más intima, “Stray” y sobre todo, la gran “Over My Head”, muestran una faceta de Roddy Frame hasta ahora oculta.

Siguen estando presentes las características propias de la banda, con un sonido más rockero que en los anteriores trabajos, así “The Crying Scene”, “Get Outta London” o “Good Morning Britain” (Con Mick Jones) son la faceta más eléctrica en contraposición a la relajación de los temas más tranquilos como a que cierra el disco “Song For A Friend”.

Archivado en: Revisión, ,

Aztec Camera – Love

Un paso en falso

Tres años después de “Knife” (que llegó bastante cercano a “High Land, Hard Rain”, tan solo un año después), Aztec Camera publicaban el tercer trabajo. El mayor éxito comercial del grupo, pero sin embargo, uno de los peores discos de la banda.

Y es que la sobreproducción crea una barrera entre el oyente y la música. Tampoco ayudan unas canciones indefensas ante las incluidas en los dos anteriores trabajos. El disco es como un caramelo empalagoso e imposible de deshacer, que acaba atragantándose.

Sin segundas visiones, ni detalles que vayan apareciendo en las escuchas sucesivas, a excepción del superhit “Somewhere In My Heart”, las canciones son completamente olvidables, y directamente malas.

Archivado en: Revisión, ,

Aztec Camera – Knife

Tan solo un año después de “High Land, Hard Rain”, se publicaba el segundo disco de Aztec Camera.

El disco explota las mejores cartas que mostraban ya en su debut. “Knife”, sin embargo, no logra ese nivel de clásico que si tiene “High Land, Hard Rain”, se puede hablar de buenas canciones pero no de esas joyas que reunidas del debut.

Aunque “Knife” sigue sonando a los ochenta, la producción de Mark Knopfler de los Dire Straits, consigue reducir ese típico sonido que destilaban las canciones del primer álbum. Este disco tiene un sonido más perdurable que el conseguido en “High Land, Hard Rain”.

Introducen nuevos sonidos, desde órganos casi tecnopop, hasta trompetas fronterizas en “Head Is Happy (Heart´s Insane)”. Destacan el trío inicial que abre el disco “Still On Fire”, “Just Like The USA” y “Head Is Happy (Heart´s Insane)”, y la acústica “The Birth Of The True” con una melodía mayúscula.

Archivado en: Revisión, ,

doscerounotres

http://issuu.com/search?tags=doscerounotres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 24 seguidores