MWZ

Icono

Parade – Intonarumore

Por eldrsaleabailar

Creo que Antonio Galvañ es una de las pocas personas que conozco que ha logrado desentrañar los misterios del lenguaje musical y es capaz de hablarlo y manejarlo a su antojo con una facilidad que da miedo. Estoy seguro de que puede ver la música, puede olerla, oírla, saborearla e incluso palparla, es más, en círculos reducidos seguro que habla en música.

Uno al adentrarse en el universo de Parade toma conciencia de que podrá escuchar todos y cada uno de los estilos musicales antes o después, si espera lo suficiente podrá ver pasar entre sus oídos la historia universal de la música contemporánea. Y si la música es el vehículo, las letras e historias que van de pasajeros no le van a la zaga, un mundo de fantasía que toma prestados personajes de cómic, de cuento, de cine, de la historia pasada o presente, para hacerlos suyos y expresar cientos de sentimientos y sensaciones que antes hemos vivido o que hubiésemos querido vivir.

Todo lo que diga de este genio de la música es poco, incluso este doble cd sabe a poco, porque todos echaremos en falta varios temas de su discografía que entendemos básicos, pero es que seguro que no nos sobra ninguno de los que el autor ha escogido para resumir su trayectoria, se podía haber hecho perfectamente un triple cd en el que todos los temas fuesen imprescindibles.

Además como regalo nos encontramos un segundo cd en el que se compilan joyitas más o menos escondidas, dignas todas de un trocito de nuestro corazón. No se tratan de caras b o descartes, a lo sumo son caras Z de culto y temas que se quedaron fuera por imposibilidad técnica de abarcar tantas canciones buenas. Agrupaditas desfilan una a una todas ellas, enmarcadas por galácticos separadores traídos de la Unión Soviética y de otros parajes imaginarios. En ellas oiremos retales de tecno, pop, rock, música ligera, house, ritmos rotos, canción italiana, glam, …todos ellos hilvanados con la maestría de quien desentrañó el código secreto de eso que llamamos música.

Archivado en: 2010, Reseñas,

Los discos de la década (Parte II)

Cuando recibí la propuesta de hacer una lista con lo mejor de la década numerosos discos e ideas se agolparon en mi cabeza, primero si nacionales o internacionales, segundo si subjetiva u objetiva, … Rápidamente el jefe de redacción puso las cosas claras: La música es música ya sea nacional o internacional, y la lista es personal, con lo cual todo estaba claro, la lista iba a ser supersubjetiva que así soy yo, pasen y vean…

1. The Strokes – Is This It

Eldrsaleabailar: Decididamente el disco más importante de la década, más que el de Animal Collective porque los de Casablancas aúnan al mundo viejuno con los enjutos mojamutos del indie, es decir, gustan tanto a mayores como a menores.

Indiegnado: Pollada de argumento, pero sí, es el mejor disco de la década

2. Arcade Fire – Funeral

Eldrsaleabailar: Desde el primer acorde te das cuenta de que estás ante algo muy grande, después se desbordó quizás, pero sigue siendo un discazo.

Indiegnado: Sigues con tus polladas, “Funeral” se caracteriza por ser un disco que crece escucha a escucha. Puedes escucharlo mil veces, que la número 1000, será mejor que la 999.

3. LCD Soundsystem – LCD Soundsystem

Eldrsaleabailar: Odio todo lo que surgió con el postpunk, salvo a los LCD, me cambiaron la vida con su cóctel de ritmo y mala leche.

Indiegnado: Sobrevalorados. Pero sí, molan.

4. M.I.A. – Kala

Eldrsaleabailar: Cualquiera de sus dos discos deberían estar arriba, esto si es globalización y no Manu Chao.

Indiegnado: Otra sobrevalorada que va de guay y todo lo que tu quieras. “Kala” es un disco irregular aunque tenga una de las mejores canciones de la década, “Paper Planes“.

5. Richard Hawley – Cole´s Corner

Eldrsaleabailar: Vale, el primero de mis caprichos personales, pero es que todo lo que hace RH me vuelve loco, esa voz, ese tono, ese todo. Y además con “The Ocean“, la canción con la que abriría mi baile nupcial si repitiese.

Indiegnado: Si hay que elegir un disco de Richard Hawley es “Lady´s Bridge“, el resto, aburre.

6. Luomo – Vocalcity

Eldrsaleabailar: Sexo orgánico puro y duro, como una pista de baile a las seis de la mañana sudorosa y sensual. Disco electrónico de la década.

Indiegnado: Mira, no.

7. Sufjan Stevens – Illinois

Eldrsaleabailar:Disco conceptual muy bonito e interesante, lástima que no haya tenido la esperada continuidad.

Indiegnado: ¿Que tendrá el nerd que a todos atrapa?

8. Miqui Puig – Casualidades

Eldrsaleabailar: Vale, lapidadme, pero me da igual, que sepáis que os estáis perdiendo uno de los discos más bonitos del indi patrio de la década, a pesar de la animadversión que pueda causar su autor.

Indiegnado: Lapidación total y absoluta. Lo peor es que de verdad te crees que es un buen disco. Miqui Puig va de guay, pero canta realmente mal y sus canciones son autenticos bodrios.

9. Keren Ann – Not Going Anywhere

Eldrsaleabailar: Pop francés cantado en inglés por una holandesa-israelí, apadrinada por Benjamin Biolay. Otro capricho precioso.

Indiegnado: Capricho, tu lo has dicho.

10. Vampire Weekend – Vampire Weekend

Eldrsaleabailar: Discazo, unos pijos haciendo bailar y saltar de alegría a medio mundo. ¿Afroindie?, llamadlo como queráis, pero un discazo de inicio a fin, sin descanso.

Indiegnado: Si señor, discazo

11. Junior Boys – Last Exit

Eldrsaleabailar: No sabía cual de sus discos elegir pero los tres podrían estar aquí, electrónica ochentera cálida desde la frialdad ¿?

Indiegnado: Malos no, malísimos. Pero que aburrimiento producen con su electrónica para abuelos…

12. Franz Ferdinand – Franz Ferdinand

Eldrsaleabailar: Revolucionaron el patio con su llegada, encima se mantuvieron en lo más alto, dignos herederos del fenómeno britpop de los noventa.

Indiegnado: Poco tienen que ver con el britpop de los 90, pero su discazo es un discazo.

13. Fangoria – Naturaleza Muerta

Eldrsaleabailar: La trilogía con Carlos Jean a la producción les llevó muy alto, desde donde están cayendo actualmente. Hit tras hit, no se que me dais.

Indiegnado: Este disco no es tan bueno como para estar entre los 25 mejores.

14. La Buena Vida – Hallelujah

Eldrsaleabailar: No es “Soidemersol” pero es un precioso disco que solo por contenter el “Qué nos va a pasar” debería estar en cualquier lista que se precie.

Indiegnado: No tengo nada en contra, pero ¿un top 25?¿ de veras?

15. Anthony & The Johnsons –  I´m A Bird Now

Eldrsaleabailar: ¡Qúé bonito, recogido y especial es este disco!, como su autor. Un disco para disfrutar de la diferencia y de los diferentes.

Indiegnado: Gafapastada de la década, claramente. Una cabra cantando… ¡Oh!

16. Parade – Todas Las Estrellas

Eldrsaleabailar: Antonio Galvañ es uno de los mejores compositores de España, no es demasiado reconocido pero es un virtuoso tanto en las letras como en los arreglos de sus composiciones. Este disco quizá no es su mejor disco de la década pero si lo es en mi pequeño mundo, por favor quien no lo haya escuchado que se haga el favor de hacerlo.

Indiegnado: Lo mismo que con La Buena Vida, ¿un top 25? No.

17. Astrud – Gran Fuerza

Edrsaleabailar: Otros compositores excelentes, diferentes e irreverentes, unos genios.

Indiegnado: El disco está bien, pelín sobrevalorado, lo han hecho mejor.

18. Godspeed You! Black Emperor – Lift Yr. Skinny Fists Like Antennas to Heaven!

Eldrsaleabailar: ¿Post-rock, noise, qué es?, da igual este disco es un jodido huracán que pasará por dentro de tu cerebro y te dejará como nuevo.

Indiegnado: Gafapastada también

19. Ellos – Lo Tuyo No Tiene Nombre

Eldrsaleabailar: Lo que no tiene nombre es que estos tíos no haya triunfado a nivel masivo. Y “Diferentes” es otro himno generacional.

Indiegnado: A favor

20. La Bien Querida – Romancero

Eldrsaleabailar: Disco de este año que a pesar de resultar controvertido es una gozada para los sentidos, por lo bonito de la voz de Ana y por lo bonito de lo que cuenta y como lo cuenta.

Indiegnado: Es un disco que está bien, pero ni de coña un top 25, ni siquiera un top 10 del año.

21. Morrissey – You Are The Quarry

Eldrsaleabailar: El puto Rey volvió en esta década con unos de sus mejores trabajos y un single matador, “The First of the Gang”. Aparte está envejeciendo fenomenal, cada vez es mas chulo y “cabrón” en el buen sentido.

Indiegnado: Debería estar mucho más arriba en esta pseudo-lista

22. The Horrors – Primary Colours

Eldrsaleabailar: Sorpresón del año, con la producción de Geoff Barrow dieron un giro a su carrera y se han convertido en una de las estrellas más glamurosas y estéticas de la década.

Indiegnado: Es un disco bonico, pero ya. Un hype creado por los anti-hypes y que se ha convertido en algo así como la biblia para los puretas.

23. Primal Scream – XTRMNTR

Eldrsaleabailar: Con este disco de neo garage tecnológico se dió el pistoletazo de salida de la década, brutal compendio de lo que debería ser el rock del siglo XXI.

Indiegnado: Demasiado vistos

24. Bright Eyes – I´m Wide Awake, It´s Morning

Eldrsaleabailar: La preciosidad del folk y la americana hecha disco.

Indiegnado: Molan, pero no tanto

25. Francisco Nixon – El Perro Es Mio

Eldrsaleabailar: El perro es suyo pero el disco nacional del año también. Canciones de pop redondo.

Indiegnado: Yo no se que le ve la gente

Archivado en: Reseñas, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Parade + Klaus & Kinski (Madrid, Neu!Club 3 de octubre de 2009)

eldrsaleabailar

Todo pintaba fenomenal, el sábado a mediodía el papel en los puntos de venta anticipada estaba agotado, con una sonrisa en la cara nos dispusimos a disfrutar de la ciudad hasta la hora del concierto, porque para alguien de provincias como yo, ir a la capital provoca el mismo revoloteo de mariposas que ir al Corte Inglés para los que no lo tienen en su localidad.
Después de algún que otro incidente en el metro (ese invento del diablo) llegamos a la sala Neu, con ganas de ternura, ciencia ficción y ruido, mucho ruido. En la sala ya medio llena reconocimos a varias caras “famosas” de la independencia patria, la preciosa Teresa single Iturrioz y el prestidigitador Ibon Errazkin, por ejemplo. Y en un plis aparecieron en el escenario Antonio Galvañ y los suyos, Parade, dispuestos a presentar su nuevo trabajo “La fortaleza de la soledad”.
Pero me parece que nos quedamos con ganas de más, de mucho más, el concierto se me hizo muy corto, más si cabe con el ilimitado número de himnos clásicos que querría haber escuchado y que no sonaron. El repertorio principalmente lo formaron unos pocos temas del último trabajo como “Stephen Hawkins”, o “Proyecto Genoma”, alguno más del anterior álbum “Todas las estrellas” que creo fueron los mejor recibidos por el respetable y nos hicieron por momentos volar como en la “Estación Espacial” enlazada con la fábula fabulosa “Flora Rostrobruno”. También sonaron “Cuando besó a la cosa del pantano” y algún tema más antiguo junto al menos un par de versiones. Lo bonito, o bueno, algo de lo más interesante de los conciertos de Parade son los nuevos arreglos con los que viste las canciones que nos sabemos de memoria los seguidores de esta estrella errante, y esta vez no fue la excepción.
El pequeño set finalizó con la versión de Dinarama “Carne, huesos y tú” y con la sensación de querer más, mucho más (¿donde se quedaron don Ricardo y Soledad?).

Acto seguido cambio de tercio y los murcianos K&K aparecieron en el escenarios dispuestos a reconquistar la plaza. Hacía ya un año que habían tocado en Madrid y volvían con un repertorio bastante parecido pero que ahora ya nos sabemos de memoria.
Antes de nada me gustaría hacer una reflexión acerca de la actitud (que no aptitud) de la independencia española: Desde los tiempos del noise pop por ejemplo, la mayoría de grupos nacionales adolecen de una falta de actitud y estilismo digna de comentario, para mi algo fundamental. Un grupo no solo entra por los oídos sino también por los ojos, “no se puede” ir de grupo de estudiantes modélicos que pasan las tardes- noches de los fines de semana resolviendo ecuaciones o jugando al Cluedo o lo que es peor, al rol. Pero bueno, esto es un mal endémico, casi pandémico de la independencia porque ya desde mis amadísimos Penélope Trip, la imagen sigue echándose en falta.
Ya en lo estrictamente musical el concierto estuvo correcto, gana mucho en los momentos más ruidosos y guitarreros, se ganaron el calor del público y el nuestro con el Cristo del Perdón, Crucifixión la solución,… es decir todos esos himnos que tienen que ser la base del que yo creo que debe ser uno de los grupos abanderados del futuro del pop en los próximos años. Bailamos moviendo las cabezas y “mirándonos los pies” que es lo que se supone que debíamos hacer, pero a la vista de las nuevas composiciones que también las hubo, hay que trabajar más, porque yo quiero que sean Los Planetas del próximo decenio.
Por cierto, bailé como una locaza con el himno generacional de los treintañeros, “el ritmo de la noche”.

Archivado en: Conciertos, ,

Parade: “La fortaleza de la soledad” (Jabalina Musica 2009)

eldrsaleabailar

Los fans de Antonio Galvañ llevábamos demasiado tiempo ya esperando su nuevo trabajo, tanto que el deseo acumulado podía nublar o distorsionar la acogida tanto para bien como para mal.

Por ejemplo en mi caso he pasado del negro al blanco en unos pocos días, tengo que reconocer que la primera escucha me dejó frío y lo reconozco con todo el dolor de mi corazón, Tanta espera, tantas ilusiones, tantas ideas y tantos pájaros en la cabeza me habían llevado a esperar una continuación sin más ni menos de su anterior “Todas las estrellas”, es decir una colección de preciosas y preciosistas canciones pop con miles de referencias y guiños en lo literario como en lo musical. Pero no, nada de eso, sentí que me encontraba ante un trabajo ¿lineal?, ¡perobueno!, ¡no puede ser verdad!, “algo tiene que haber que se me ha escapado”, pensé.

Y efectivamente, las sucesivas escuchas me devolvieron a la “realidad fantástica” del mundo Parade.

Por ahí he leído referencias a Disney y a Burton, pero a mi las primeras referencias que se me vienen a la cabeza son las del cómic independiente americano, Seth y su La vida está bien si no te rindes, Tomine, Jason Lutes, Chris Ware e incluso algún momento del Clowes más perdedor, y ¿por qué?.  Pues está claro, desde la fenomenal portada de Mario Feal el tono nos lleva al underground americano de historias donde la cotidianeidad y los perdedores se dan la mano en tonos sepias y demodés.

El disco en sí se puede diseccionar en dos partes, la materialización del inexistente comic “Rainbows avenue” en 7 capítulos musicales en los que una vez más Antonio vuelve a hacer gala de la cantidad de música que ha escuchado y asimilado en su vida, y “el resto”.

Entre “el resto” nos encontramos un poco de todo, alguna continuación de los trabajos anteriores como “Proyecto Genoma” que juega con los elementos ¿típicos? de Parade como fueron y son la ciencia ficción, los cuentos infantiles, los cómics de superhéroes, los superhéroes de barrio (Dylan o Hopkins), la serie B y la Z.

Rainbows avenue  merece un disco por si misma, bueno no solo merece un disco, merece un cómic, una película, un pedacito de vuestro corazón incluso.

Y en cuanto al “resto” pues me encanta Proyecto genoma, la fortaleza de la soledad y astrónomo melancólico, por ejemplo.

En resumen, a lo mejor no es el mejor disco global de Parade, pero por favor no me digais que no es un buen disco, es un grandísimo regalo para los sentidos. Si bien es cierto que no creo que sea el mejor modo de introducirse en el universo Galvañ (yo creo que para iniciarse nada mejor que el anterior “todas las estrellas”) lo que está claro es que será de lo mejorcito del año en nuestros corazones e incluso en las listas más sesudas.

Archivado en: Reseñas,

doscerounotres

http://issuu.com/search?tags=doscerounotres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 24 seguidores