MWZ

Icono

Richard Hawley En Concierto

Por eldrsaleabailar

Uno menos, por fin conseguí saldar una cuenta pendiente, Richard Hawley estaba en la lista de artistas que no podía/puedo dejar de ver en directo antes de “retirarme de los escenarios”. Como curiosidad diré que dentro de ese grupo están Keren Ann, Rufus Wainwright o David Bowie por ejemplo. El tiempo y los años consiguen que los mitos sean cada vez menos pero más especiales e íntimos.

Y precisamente íntimo fue el concierto de RH que se presentó con un grupo elegante tanto en la forma como en el contenido, uniformados con bonitos trajes anticuados y tupes perfectamente engominados. Los cinco lograron un sonido que rozó la perfección, que nos hizo sentir en el centro del huracán o al menos en el centro del temporal de frío y viento que previamente nos había azotado camino a la sala Heineken. Un recinto pequeño, pequeño para albergar la cantidad de manos frías y corazones calientes que agotamos las entradas para la ocasión.

Con este ambiente entregado y de sumo respeto RH logró emocionar en todas y cada una de las piezas que sonaron, todas fueron recibidas con un silencio casi místico y fueron jaleadas con profunda admiración, los aplausos eran de esos que pesan, de esos que están cargados de sensaciones, sólidos y densos.

El repertorio apenas se apartó del último “Truelove´s Gutter”, disco oscuro según las propias palabras del autor y que impregnó de su tono aterciopelado las pocas canciones o versiones que no pertenecían al mismo. Fue ese terciopelo negro el que vistió las canciones de amor y desamor desgarrado que van conformando la carrera de este crooner inglés que nos ha permitido a los más jóvenes sentir y visualizar en su figura a los legendarios Orbison, Cash o Presley que no pudimos ver.

Pero el amor no es únicamente dulce, el amor es agrio y difícil, perturbador y desazonador la mayor parte de las veces y no se si para bien o para mal el concierto también tuvo momentos en los que un regusto agridulce invadió nuestros paladares e incluso nos hizo desear ver un rayo de luz en medio de tanta oscuridad y profundidad, … pero ese rayo el sábado no llegó.

En resumen, la banda impresionante, las distintas guitarras brillaron arropadas por un contrabajo y una batería de sabor añejo y unos teclados que añadieron la épica y oscuridad necesaria para que la profunda y brumosa voz de RH emocionase a todos.

Los arreglos de las canciones también contribuyeron a la densidad con momentos incluso cercanos al post-rock más épico y fueron un aliciente más para justificar nuestra presencia en el directo.

Si tengo que destacar algún momento me quedaría con “Open up your door”, la impresionante versión de “Crawfish” que logró erizarme el vello y teletransportarme  al “Terciopelo Azul” de David Lynch, y la inmensa “The Ocean” que como no podía ser de otra manera cerró junto a la cerrada ovación la noche.

Anuncios

Archivado en: Conciertos,

Los discos de la década (Parte II)

Cuando recibí la propuesta de hacer una lista con lo mejor de la década numerosos discos e ideas se agolparon en mi cabeza, primero si nacionales o internacionales, segundo si subjetiva u objetiva, … Rápidamente el jefe de redacción puso las cosas claras: La música es música ya sea nacional o internacional, y la lista es personal, con lo cual todo estaba claro, la lista iba a ser supersubjetiva que así soy yo, pasen y vean…

1. The Strokes – Is This It

Eldrsaleabailar: Decididamente el disco más importante de la década, más que el de Animal Collective porque los de Casablancas aúnan al mundo viejuno con los enjutos mojamutos del indie, es decir, gustan tanto a mayores como a menores.

Indiegnado: Pollada de argumento, pero sí, es el mejor disco de la década

2. Arcade Fire – Funeral

Eldrsaleabailar: Desde el primer acorde te das cuenta de que estás ante algo muy grande, después se desbordó quizás, pero sigue siendo un discazo.

Indiegnado: Sigues con tus polladas, “Funeral” se caracteriza por ser un disco que crece escucha a escucha. Puedes escucharlo mil veces, que la número 1000, será mejor que la 999.

3. LCD Soundsystem – LCD Soundsystem

Eldrsaleabailar: Odio todo lo que surgió con el postpunk, salvo a los LCD, me cambiaron la vida con su cóctel de ritmo y mala leche.

Indiegnado: Sobrevalorados. Pero sí, molan.

4. M.I.A. – Kala

Eldrsaleabailar: Cualquiera de sus dos discos deberían estar arriba, esto si es globalización y no Manu Chao.

Indiegnado: Otra sobrevalorada que va de guay y todo lo que tu quieras. “Kala” es un disco irregular aunque tenga una de las mejores canciones de la década, “Paper Planes“.

5. Richard Hawley – Cole´s Corner

Eldrsaleabailar: Vale, el primero de mis caprichos personales, pero es que todo lo que hace RH me vuelve loco, esa voz, ese tono, ese todo. Y además con “The Ocean“, la canción con la que abriría mi baile nupcial si repitiese.

Indiegnado: Si hay que elegir un disco de Richard Hawley es “Lady´s Bridge“, el resto, aburre.

6. Luomo – Vocalcity

Eldrsaleabailar: Sexo orgánico puro y duro, como una pista de baile a las seis de la mañana sudorosa y sensual. Disco electrónico de la década.

Indiegnado: Mira, no.

7. Sufjan Stevens – Illinois

Eldrsaleabailar:Disco conceptual muy bonito e interesante, lástima que no haya tenido la esperada continuidad.

Indiegnado: ¿Que tendrá el nerd que a todos atrapa?

8. Miqui Puig – Casualidades

Eldrsaleabailar: Vale, lapidadme, pero me da igual, que sepáis que os estáis perdiendo uno de los discos más bonitos del indi patrio de la década, a pesar de la animadversión que pueda causar su autor.

Indiegnado: Lapidación total y absoluta. Lo peor es que de verdad te crees que es un buen disco. Miqui Puig va de guay, pero canta realmente mal y sus canciones son autenticos bodrios.

9. Keren Ann – Not Going Anywhere

Eldrsaleabailar: Pop francés cantado en inglés por una holandesa-israelí, apadrinada por Benjamin Biolay. Otro capricho precioso.

Indiegnado: Capricho, tu lo has dicho.

10. Vampire Weekend – Vampire Weekend

Eldrsaleabailar: Discazo, unos pijos haciendo bailar y saltar de alegría a medio mundo. ¿Afroindie?, llamadlo como queráis, pero un discazo de inicio a fin, sin descanso.

Indiegnado: Si señor, discazo

11. Junior Boys – Last Exit

Eldrsaleabailar: No sabía cual de sus discos elegir pero los tres podrían estar aquí, electrónica ochentera cálida desde la frialdad ¿?

Indiegnado: Malos no, malísimos. Pero que aburrimiento producen con su electrónica para abuelos…

12. Franz Ferdinand – Franz Ferdinand

Eldrsaleabailar: Revolucionaron el patio con su llegada, encima se mantuvieron en lo más alto, dignos herederos del fenómeno britpop de los noventa.

Indiegnado: Poco tienen que ver con el britpop de los 90, pero su discazo es un discazo.

13. Fangoria – Naturaleza Muerta

Eldrsaleabailar: La trilogía con Carlos Jean a la producción les llevó muy alto, desde donde están cayendo actualmente. Hit tras hit, no se que me dais.

Indiegnado: Este disco no es tan bueno como para estar entre los 25 mejores.

14. La Buena Vida – Hallelujah

Eldrsaleabailar: No es “Soidemersol” pero es un precioso disco que solo por contenter el “Qué nos va a pasar” debería estar en cualquier lista que se precie.

Indiegnado: No tengo nada en contra, pero ¿un top 25?¿ de veras?

15. Anthony & The Johnsons –  I´m A Bird Now

Eldrsaleabailar: ¡Qúé bonito, recogido y especial es este disco!, como su autor. Un disco para disfrutar de la diferencia y de los diferentes.

Indiegnado: Gafapastada de la década, claramente. Una cabra cantando… ¡Oh!

16. Parade – Todas Las Estrellas

Eldrsaleabailar: Antonio Galvañ es uno de los mejores compositores de España, no es demasiado reconocido pero es un virtuoso tanto en las letras como en los arreglos de sus composiciones. Este disco quizá no es su mejor disco de la década pero si lo es en mi pequeño mundo, por favor quien no lo haya escuchado que se haga el favor de hacerlo.

Indiegnado: Lo mismo que con La Buena Vida, ¿un top 25? No.

17. Astrud – Gran Fuerza

Edrsaleabailar: Otros compositores excelentes, diferentes e irreverentes, unos genios.

Indiegnado: El disco está bien, pelín sobrevalorado, lo han hecho mejor.

18. Godspeed You! Black Emperor – Lift Yr. Skinny Fists Like Antennas to Heaven!

Eldrsaleabailar: ¿Post-rock, noise, qué es?, da igual este disco es un jodido huracán que pasará por dentro de tu cerebro y te dejará como nuevo.

Indiegnado: Gafapastada también

19. Ellos – Lo Tuyo No Tiene Nombre

Eldrsaleabailar: Lo que no tiene nombre es que estos tíos no haya triunfado a nivel masivo. Y “Diferentes” es otro himno generacional.

Indiegnado: A favor

20. La Bien Querida – Romancero

Eldrsaleabailar: Disco de este año que a pesar de resultar controvertido es una gozada para los sentidos, por lo bonito de la voz de Ana y por lo bonito de lo que cuenta y como lo cuenta.

Indiegnado: Es un disco que está bien, pero ni de coña un top 25, ni siquiera un top 10 del año.

21. Morrissey – You Are The Quarry

Eldrsaleabailar: El puto Rey volvió en esta década con unos de sus mejores trabajos y un single matador, “The First of the Gang”. Aparte está envejeciendo fenomenal, cada vez es mas chulo y “cabrón” en el buen sentido.

Indiegnado: Debería estar mucho más arriba en esta pseudo-lista

22. The Horrors – Primary Colours

Eldrsaleabailar: Sorpresón del año, con la producción de Geoff Barrow dieron un giro a su carrera y se han convertido en una de las estrellas más glamurosas y estéticas de la década.

Indiegnado: Es un disco bonico, pero ya. Un hype creado por los anti-hypes y que se ha convertido en algo así como la biblia para los puretas.

23. Primal Scream – XTRMNTR

Eldrsaleabailar: Con este disco de neo garage tecnológico se dió el pistoletazo de salida de la década, brutal compendio de lo que debería ser el rock del siglo XXI.

Indiegnado: Demasiado vistos

24. Bright Eyes – I´m Wide Awake, It´s Morning

Eldrsaleabailar: La preciosidad del folk y la americana hecha disco.

Indiegnado: Molan, pero no tanto

25. Francisco Nixon – El Perro Es Mio

Eldrsaleabailar: El perro es suyo pero el disco nacional del año también. Canciones de pop redondo.

Indiegnado: Yo no se que le ve la gente

Archivado en: Reseñas, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Richard Hawley – Truelove´s Gutter

Richard Hawley Trueloves GutterA favor: eldrsale a bailar

Desde el principio voy a intentar ser sincero: No puedo ser objetivo con Richard Hawley porque en el pasado consiguió alterar tanto mis sentimientos y sensaciones con su voz y sus canciones que le regalé mi fervor incondicional. Y yo soy como un chinito al que le salvan la vida.

También es cierto que por ejemplo con el anterior disco, “Lady´s Bridge”, me llevé un susto, pequeño y corto pero un susto, no me emocionó a la primera como lo había hecho con la obra maestra Cole´s Corner (nunca perdonaré a todo aquel que no haya incluido este disco entre lo mejor de la década, es decir, creo que no perdonaré a nadie y me quedaré solito en el rincón de los olvidados).

En fin que me disperso, el presente se llama “Truelove´s gutter” y lo ha vuelto a conseguir, ha vuelto a conseguir que desee escuchar una y otra vez esta fórmula que sin ser nada nueva sino todo lo contrario es preciosa. Desde el instante en que una voz cálida y profunda entona “As the dawn breaks” mi corazón se vuelve a acelerar y las mariposas del estomago despiertan de su letargo.
Lentamente, de manera delicada me dejo mecer por esta pieza inicial que deja claro que nos encontramos ante no quizá un disco más oscuro, sino ante un disco más quieto, más calmado, más emocional si cabe.
“Open up your door” no hace otra cosa que ratificar todo lo anterior, y no solo lo ratifica sino que me hace subir más arriba, mecido ahora por los arreglos de cuerda dignos herederos de esa pieza mítica que era “the ocean”, y me hace desear pasear una noche cálida por una playa desierta iluminada por la luna llena.
Sigue el disco por los mismos derroteros de sentimientos a flor de piel que desembocan el la furia controlada de “Soldier on”, momento en el que la épica hace acto de presencia para lograr que se nos empañen los ojos de emoción.
La canción que sirve de single “for your lover give some time”, se trata de otra pieza intimista y tranquila de las que cicatrizan heridas y secan lágrimas a besos, porque como dice RH al final “don´t you cry”, yo estaré allí siempre y por siempre jamás, por muy oscuro que lo veas o te sientas.

¿Y de música no hablamos?, pues bueno, se trata de un crooner anglosajón que siguiendo la estela de las baladas y medios tiempos de Elvis Presley, Roy Orbison y del hombre de negro Johnny Cash, consigue con su voz y apenas su guitarra emocionar desde las raices más americanas a todo el mundo.

Richard Hawley

En contra: indiegnado

El crooner inglés vuelve con un nuevo trabajo, mucho más denso, más oscuro y más difícil de digerir que los anteriores álbumes.

Truelove´s Gutter” es el quinto disco de Richard Hawley, el primero tras el exitoso e imprescindible “Lady´s Bridge”, un disco en el que no solo explotaba el mejor recurso de su música, su voz, sino que además exploraba paisajes sonoros que antes no había transitado. En este “Truelove´s Gutter” parece estancarse en un mismo estilo, el de crooner absoluto sin más concesiones que su voz, acompañada de una música que no dice demasiado.

Y si, la voz de Richard Hawley es más que destacable, potente, clara e impresionante se va imponiendo tema a tema de este “Truelove´s Gutter”. La música apoyada en guitarras y pianos, además de numerosos arreglos de vientos, funciona como música de acompañamiento, no ofrece nada más allá que un simple apoyo a la voz.

El gran lastre de este disco es que se hace tremendamente aburrido, largo e intenso, no se trata de un mal disco, es disfrutable en determinados momentos, pero solo en esos momentos, no es un disco que se pueda escuchar en cualquier situación. Tampoco hay ningún “Tonight The Streets Are Ours” que salve el tedio que produce el disco, si acaso se le acerca “Open Up Your Door” de una forma vaga y lejana.

Un disco con un aire muy triste y melancólico, además de ser lineal en cuanto al estilo y las formas. Es el disco más oscuro del crooner, entendiéndose oscuridad por lentitud y aburrimiento.

Archivado en: Reseñas,

Arctic Monkeys – Humbug

Arctic Monkeys - HumbugCambios (oscuros) en la música de Arctic Monkeys.

Ya está aquí el tercer trabajo de la banda más exitosa de la era de internet:  Arctic Monkeys. Publican su tercer trabajo “Humbug”, diez canciones producidas entre Josh Homme, de Queens Of The Stone Age, quien ha dejado su impronta en la música del grupo, y de nuevo repiten también con James Ford, de Simian Mobile Disco, quien les produjo su segundo trabajo, “Favourite Worst Nightmare”.

Lo cierto es que el grupo le ha vuelto a dar una vuelta de tuerca a su sonido. Si empezaron con ese rock adolescente típico de la escena británica, en su siguiente trabajo se pusieron más maduros, aunque seguían teniendo ese espíritu adolescente, ahora, apagan las luces y se ven envueltos de oscuridad. Las canciones  no son tan instantáneas como en entregas anteriores que una vez escuchadas se quedaban en la cabeza para siempre.

Humbug” rompe bruscamente con los dos discos anteriores, poco queda de “Whatever People Say I Am That´s What I´m Not” en este disco, parece como si hubieran perdido la energía que destilaban en cada segundo en los otros dos álbumes, en base, quizás a que los ritmos se han relajado. Las guitarras también suenan distinto, más americanas, con efectos diferentes, y cambiantes también en cada canción. Pero sin duda, en la voz es donde más cambio se nota, más oscura, más fuerte y en un primer plano.

Ante una primera escucha de absoluta incredulidad, las canciones se van quedando y quedando y poco a poco se van haciendo familiares, aunque no con la facilidad con que lo hacían en “Favourite Worst Nightmare”, hay que darles tiempo.

Arctic MonkeysDesde la potencia del single de adelanto, “Crying Lightning”, el bajo es el que lleva los estribos en esta canción, y es que hay mucho de “cabalgar” en “Humbug” si no que se lo digan al ritmo propio de un western de “Secret Doors”. Fuego ardiente del desierto donde fue grabado el disco también queda presente en el disco, la muestra perfecta son las guitarras de “Potion Aproaching”. Pero sin duda lo mejor de este disco en “Cornerstone”, que le da un aire al Richard Haywley mas eléctrico, y también sin duda, lo peor es “Pretty Visitors” demasiado predecible y trillada.

Lo más interesante de este disco es que funciona, precisamente, como álbum. No se trata de un largo que contiene un single capaz de llegar al top 1 de las listas mundiales, como ocurría en los dos anteriores trabajos (“When The Sun Goes Down” y “Fluorescent Adolescent”). Aquí es necesario escuchar el disco al completo para llegar a entender que camino han tomado Arctic Monkeys, que no es otro que hacer lo que les ha dado la gana.

Archivado en: Reseñas, , , , , ,

Soulsavers – Broken

Soulsavers - BrokenMark Lanegan y los salvadores de alma: rotos.

Uno de los proyectos más interesantes del panorama actual vuelve con una nueva entrega, lo nuevo de Soulsavers, “Broken”, trece canciones de atmosferas densas y oscuras maquilladas por la poderosa voz de Mark Lanegan.

El proyecto tiene como cabezas pensantes a Rich Machin y Ian Glover pero tras el álbum publicado en 2007 en el cual Mark Lanegan prestaba su voz en 8 de las canciones y el mismo co-escribió 5 de las canciones del álbum, entre ellas la brutal e imprescindible “Revival”. Ahora vuelven a repetir la fórmula y además de Lanegan se han rodeado de algunos de los vocalistas más interesantes, como Jason Pierce de Spacemen 3 y Spiritualized, Richard Hawley, Bonnie Prince Billy (Wild Oldham) o Make Patton de Faith No More.

El disco comienza con una instrumental, “The Seventh Proof”, que nos mete directamente dentro de esas atmosferas oscuras y agobiantes que recrean en todas las canciones. Recuerda al trip hop, por los ritmos y las formas, la oscuridad es el primer elemento que reina en este “Broken”.

SoulsaversLas colaboraciones se hacen notar, así “Shadows Fall” con Richard Hawley destaca bastante al igual que “Pharaoh´s Chariot” con Jason Pierce, que le da una atmosfera envolvente y la convierte en la mejor canción de este trabajo junto con la cancion que cierra el disco, “By My Side” cantada por la increíble voz de Red Ghost.

Lo cierto es que aquí no hay ningún “Revival”, la gran canción del disco anterior, y el disco se hace un poco pesado sobre todo por la oscuridad reinante en la hora y pico que dura el disco.

Archivado en: Reseñas, , , , , , , , ,

doscerounotres

http://issuu.com/search?tags=doscerounotres

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 24 seguidores